El Papa, durante la comida que tuvo el sábado con los presos de la cárcel de San Vittore. Foto: AFP Photo/L’Osservatore Romano