El obispo Aguirre acude a hablar con los terroristas para que cesen los ataques. Foto: Fundación Bangassou