El capellán de la Legión tienen un ayudante que nunca falla: El Cristo de la Buena Muerte, al que los legionarios «quieren, custodian e incluso se tatúan». Foto: AFP Photo/Jorge Guerrero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies