La Hermana Mari Flora, al fondo, enseña cómo se trabaja en el taller de Quezon City, de ropa litúrgica