Serafín Cabrera con varios militares de la base paracaidista El Príncipe, en Madrid. Foto: Serafín Cabrera