María Teresa y Ruggero Badano, en el centro de la imagen, durante un encuentro de familias presidido por el Papa