Vidriera de la presentación en el templo en la catedral de Bayona, Francia. Foto: María Pazos Carretero