La Policía entrando en la cárcel de Archidona. Foto: EFE/Daniel Pérez