El comedor del reparto nicaragüense el tercer año, ya con una cincuentena de niños