El claretiano Aquilino Bocos, junto a una fotografía con el Papa Francisco, en su residencia en Madrid. Foto: Misioneros Claretianos