El papa Francisco durante su encuentro en Irlanda. Foto: EFE