Un grupo de personas dentro del templo diocesano de Córdoba. Foto: Valerio Merino