Dos refugiados conversan sobre su pasado y su futuro en el campo que los ha acogido. Foto: MarcosGPunto