Jóvenes inmigrantes y adultos locales en uno de los templos consultados para el estudio. Foto: Parroquias de San Cristóbal