La basílica de la Sagrada Familia de Barcelona se iluminó el 23 de noviembre de rojo para sensibilizar a la sociedad sobre la persecución religiosa en el mundo. A la iniciativa de Ayuda a la Iglesia Necesitada se sumaron monumentos de todo el mundo, como el Coliseo de Roma, el Cristo Redentor de Río de Janeiro o el Parlamento Británico en Londres. En París, además de la basílica del Sagrado Corazón, se iluminaron de rojo la Gran Mezquita, una de las principales sinagogas y la catedral ortodoxa. Foto: EFE/Alejandro García

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies