Los salones de la parroquia de Santa Ana convertidos en una gran cocina para tender a los rescatadores de Julen. Foto: Diócesis de Málaga