El Papa besa las manos del hermano Schumacher durante el encuentro con los sacerdotes y religiosos de Marruecos