Debido a la calidad de su madera, la cubierta de la catedral de León no llegó a consumirse por completo y las vigas aguantaron hasta su desescombrado. Foto: Archivo de la catedral de León

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies