Gracias a la relación que estableció con sus vecinos, Fermín González bautizó y casó a muchas personas alejada de la fe. Foto: Aniano López González