El cardenal Osoro, durante una celebración eucarística en la cárcel de Soto del Real Foto: Archimadrid/Rodrigo Pinedo