Juan XXIII hace la tradicional ofrenda floral a la Inmaculada en la Plaza de España (Roma), el 8 de diciembre de 1961