Una sesión del Concilio de Trento, pintura de Elia Naurizio. Museo Diocesano de Trento