Pinilla, monseñor Agrelo, Delgado y Esteban Velázquez, en el monte Gurugú