Una familia al completo reza ante una oficina de Planned Parenthood, en San Luis (Estados Unidos), en 2010