Daniel, en sus tiempos de drag queen