Ulrich Kny y Raquel Martín, delante del altar en Holguín. Foto: Raquel Martín