Paula y su familia, en la casa proporcionada por la Fundación Tengo Hogar. Foto: Tengo Hogar