Estas son las condiciones en las que viven las familias sirias en Nador y Melilla, a la espera de poder llegar a la península. Foto: Luis de Vega