Rabía, de espaldas, durante la entrega de llaves de su nuevo piso. Foto: Cáritas Toledo