Dos niños visitan la exposición en Granada. Foto: Arzobispado de Granada