El padre Le Guillou saluda a san Juan Pablo II, con quien le unía una estrecha amistad desde antes de ser elegido Papa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies