Alfa y Omega > Nº 730 > La foto
 
Para mantener viva la esperanza

El Papa Benedicto XVI sigue minuto a minuto el desarrollo de los acontecimientos en Japón. Ya ha expresado su solidaridad y asegurado su oración a la Jerarquía católica y al pueblo japonés. Cada día que pasa, aumenta el número de muertos a causa del terremoto y del tsunami: superan ya los 25.000. El pueblo japonés reza, y está dando un ejemplo de entereza impresionante. Su primordial objetivo, tras la tragedia es sobrevivir. Los obispos católicos trabajan en primera línea para mantener viva la esperanza del pueblo. El impacto material y emotivo sobre la sociedad ha sido muy fuerte. Las Iglesias vecinas de Filipinas, Corea y Vietnam han sido las primeras en acudir con voluntarios en ayuda humanitaria.

© 2006. Alfa y Omega, Semanario católico de información. Fundación San Agustín, Arzobispado de Madrid