Alfa y Omega > Nº 730 > Cartas
Carta para el Rector de la Universidad Complutense

Estimado Rector Berzosa: Las personas que asaltaron la capilla universitaria, hace pocos días, sobran absolutamente en nuestra Universidad, y la diligencia con la que sean expulsadas, mediando los trámites correspondientes, dará crédito a las llamadas a la convivencia de este rectorado. Lo que sí me parece necesario que se haga de forma inmediata, fulminante, es cancelar la subvención al grupo que ha reivindicado la salvajada, el autodenominado Contrapoder. Sería por completo incongruente que continuara un día más. La Universidad, sobre todo la nuestra, no debe dar cabida a personas ni a grupúsculos que sustituyen el diálogo racional por la violencia, y en este caso, además, por una violencia tan poco aseada y estúpida. Además de gañanes, paniaguados. Por favor, señor Rector, evite que tengamos que avergonzarnos de ser complutenses.

José María Barrio Maestre
Profesor Titular de la Universidad Complutense (Facultad de Educación)
A Javier van los caminos

¿Podemos recibir mejor la primavera que peregrinando a Javier? Así parecía entenderlo Isorbal, con su jota: A Javier van los caminos, para abrir la primavera y en Javieradas de gracia, florece Navarra entera. Y mes de apertura de gracia y de gloria para la Iglesia ha sido marzo. El 12 de marzo de 1622 subieron a los altares cuatro santos españoles: santa Teresa de Jesús, san Ignacio de Loyola, san Francisco Javier y san Isidro Labrador. El poeta José María Pemán escribió: A Javier se va con frío, o con enorme calor, pero Javier solo tiene una temperatura: el amor. Pido que Navarra siga siendo Navarra, es decir foral y española; que siga peregrinando a Javier en fatigosas Javieradas y que, del Roncal a Tudela, de Leire a Montejurra, se siga cantando nuestra jota. Y pido al resto de España: ¡No dejemos sola a Navarra! Así la Navarra de Javier y de Gayarre no morirá. Y así nuestra España, la España de Cervantes y Calderón, la de Teresa de Jesús e Ignacio, nunca morirá.

Francisco Sánchez de Muniáin y Gil.
Presidente de la Asociación de navarros en Asturias
Tiempo de cambio

Como en años anteriores, el pasado miércoles de Ceniza, comprobé cómo las iglesias se llenaron de fieles, que acudían a escuchar: Arrepiéntete y cree en el Evangelio. Es una buena ocasión la que se nos ofrece en este tiempo de Cuaresma para meditar el rumbo que lleva nuestra vida y obrar en consecuencia. El dolor, el sufrimiento, el sacrificio, son valores que pueden ser buenos o malos: depende del fin al que vayan dirigidos, y de ese fin dependerá su valor. Si el sacrificio es para alcanzar amor, es bueno, si no, es malo. Ojala esta Cuaresma nos sirva para abrir puertas y ventanas, que ilumine la claridad de nuestra alma y hagamos limpieza general, lo mismo que cuando se acerca una fiesta, limpiamos nuestra casa.

Rita Villena
Málaga
Cien años de La enseñanza católica

Es motivo de alegría y gratitud que Dios nos haya concedido participar en el Centenario de la Asociación Provincial La enseñanza católica, de Madrid. Recordamos cuántos educadores lo hicieron posible con su servicio a la Iglesia, los niños y los maestros. Unos, se mantuvieron fieles en momentos convulsos, e incluso llegaron a dar la vida en el empeño. Otros, en épocas no menos difíciles, conservaron hasta nuestros días el testigo recibido. Somos herederos de los mártires y de los maestros anclados en la fe y en la vocación educadora. Somos Iglesia en el ámbito educativo. Abrimos el segundo Centenario, en los comienzos del siglo XXI. ¿Quién dijo que fuera fácil educar y, sobre todo, educar en católico? ¡Maestros madrileños: Aquí está vuestro reto; el segundo centenario es vuestro! Todos estamos llamados a ser vanguardia de la Iglesia en la enseñanza católica. Apresuraos a coger el testigo del futuro, que ya es hoy.

Rosa María Vela
Madrid
Alegría en los Javerianos

Tan pronto nos ha llegado la buena noticia desde el Vaticano, de que nuestro padre Fundador, el Beato Guido María Conforti, será canonizado, la Congregación de los Misioneros Javerianos hemos experimentado una inmensa alegría y una gran satisfacción. Además, nuestro fundador será canonizado en Roma, el próximo 23 de octubre, domingo en que se celebra el Domund. El nuevo santo nació en el pequeño pueblo de Casalora, en Parma (Italia), el 30 de marzo de 1865, y murió en Parma el 5 de noviembre de 1931. Con 11 años, ingresó en el Seminario de Parma, y siendo seminarista, antes de ser ordenado sacerdote, fue nombrado vicerrector del Seminario. Con 23 años, fue ordenado sacerdote. Con 30 años, fundó la Congregación de los Misioneros Javerianos. Con 37 años fue nombrado arzobispo de Rávena y, años después, obispo de Parma. El Papa Juan XXIII dijo de él que era obispo de Parma y misionero de todo el mundo. Hoy, la Congregación de los Misioneros Javerianos está extendida por todo el mundo. El carisma de la Congregación es: Misioneros, especialmente, para los no cristianos, para los países extranjeros de misión y misioneros para toda la vida.

P. Domingo Jiménez García-Abadillo
Misionero Javeriano
Las cartas dirigidas a esta sección deberán ir firmadas y con DNI, y tener una extensión máxima de 20 líneas. Alfa y Omega se reserva el derecho de resumir su contenido
黄晓敏的个人博客
© 2006. Alfa y Omega, Semanario católico de información. Fundación San Agustín, Arzobispado de Madrid