Aresh leyendo el Evangelio, en Viena. Foto: Arzobispado de Viena