En primer plano, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby. Foto: AFP