En la entrada de una parroquia de Catia, en Venezuela, se ofrece atención médica y se reparte sopa. Foto: Venancio Alcàzares Ccs