El cardenal Blázquez, momentos antes de dar lectura el miércoles a la declaración aprobada por la Comisión Permanente de la CEE