El sacerdote Salar Kajo en los locales de su parroquia en la localidad iraquí de Teleskoff. Foto: Ferran Barber