La cúpula de la basílica de san Pedro reflejada en un charco. Foto: Efe