El Papa Francisco en oración ante la tumba de don Tonino Bello, en el cementerio de Alessano. Foto: AFP Photo/Osservatore Romano