La vedruna Marisa Moresco (segunda por la izquierda) durante una formación de acompañantes de pastoral juvenil con Monte Carmelo. Foto: Monte Carmelo