El cardenal Osoro y los cuatro obispos auxiliares, al finalizar la Vigilia Pascual, el pasado 31 de marzo. Foto: Elena Castro