Un momento de la Eucaristía en Santa Micaela y San Enrique. Foto: Óscar González