Pedro Manuel Salado, misionero  en Ecuador, con un grupo de los niños de la casa en la que trabajaba y otra de las misioneras del hogar. Foto: Diócesis de Córdoba