Tapiz de san Juan XXIII, en la Plaza de san Pedro, tras la estatua de san Pablo, a la espera de la canonización