El cardenal y arzobispo de Gniezno abrazando a san Juan Pablo II, el 23 de octubre de 1978. Foto: CNS