Una de las salas de la exposición, en el madrileño Palacio de Gaviria. Foto: Acerca Comunicación