Shigenori Murakami, séptima generación de responsables de una comunidad de kirishitan, en un altar de su casa. Foto: Reuters/Issei Kato