Benedicto XVI, en su mesa de trabajo. Foto: EFE/Osservatore Romano