Con sus seminaristas, los predilectos de monseñor Osoro